Cómo empacar y organizar la ropa en una mudanza

22 Jun by MUDANZAS ANDREU

Cómo empacar y organizar la ropa en una mudanza

Uno de los mayores dolores de la mudanza es averiguar cómo trasladar toda esa ropa de tus armarios y cajones de un lugar a otro.

Los principales problemas de la mudanza de ropa son, por supuesto, cómo empaquetar la ropa sin que se arrugue, cómo asegurarse de que se mantenga limpia y cómo mantener la ropa organizada durante la mudanza. Esto puede ser una molestia lo suficientemente grande para algunas personas como para que consideren la posibilidad de pedir a empresas de mudanzas como nosotros que lo hagan por ellos.

Pero hay formas de empaquetar tu propia ropa si estás dispuesto a hacer el esfuerzo. Aquí tienes algunos consejos y recomendaciones que te ayudarán a que el embalaje de tu ropa vaya lo mejor posible durante tu mudanza.
A. Elija la ropa que se va a llevar

Si quiere conocer el secreto para mantener su ropa organizada durante la mudanza, simplemente clasifique su ropa adecuadamente mucho antes del gran día. Esto puede ahorrarle tiempo, dinero y evitar que se tire de los pelos a la hora de desembalar y descubrir que no sabe dónde está una prenda en concreto.

¿Cómo se clasifica la ropa?
1. No empaques la ropa que no necesitas

En primer lugar, deshazte de las siguientes prendas:

Ropa que no necesitarás si te mudas a otro clima o del campo a la ciudad (y viceversa).
Ropa que ya no está de moda.
Ropa que a ti o a tus hijos se os ha quedado pequeña.
Ropa desgastada o rota.
Ropa que no va con tu estilo y que nunca te pones.

Cómo empacar y organizar la ropa en una mudanza
Cómo empacar y organizar la ropa en una mudanza

¿Qué haces con este exceso?

Véndela en una venta de garaje (pero sólo si la ganancia vale el tiempo y la energía, y quieres hacer el trabajo), en línea o en tiendas vintage.
Dónalo a una organización benéfica si todavía tiene un aspecto atractivo y no es basura.
Tíralo, sobre todo si la ropa está rota o dañada. (Sin embargo, es posible que quieras conservar algunas de estas prendas por el momento, si las vas a utilizar para envolver otros artículos durante la mudanza. Más adelante hablaremos de esto).

2. Elija la ropa que va a usar durante la mudanza

Aparte lo que va a llevar el día de la mudanza en su kit personal del día de la mudanza. Esta ropa debe ser cómoda y tener en cuenta el clima. Tenga a mano ropa para cuando el tiempo cambie inesperadamente, como por ejemplo si empieza a llover.

Reserve también algunas toallas, ropa interior y pijamas para ducharse y descansar en su nueva casa la primera noche. Es posible que tus cosas tarden uno o dos días en trasladarse realmente, así que ten también una muda adicional a mano.
B. Agrupe su ropa para la mudanza

Esto ayudará a que el embalaje se realice sin problemas y podrá encontrar la ropa específica que pueda necesitar después de la mudanza. También le ayudará a saber cómo empacar su ropa sin que se arrugue. Si esto es demasiado trabajo, puedes omitir todo esto y simplemente empacar como lo harías si tienes prisa.

Cómo empacar y organizar la ropa en una mudanza

Asegúrate de clasificar los artículos por:

Material. Los tejidos naturales y de algodón pueden arrugarse y es posible que tengas que plancharlos después de la mudanza. Si no quieres que se arruguen, colócalos en perchas y pon una bolsa de ropa encima. Por su parte, la ropa de lana ocupa más espacio y puede necesitar unas cuantas cajas más. La ropa de poliéster y sintética puede meterse en cajas sin problemas, ya que no se arruga fácilmente. Dóblalas como lo harías con cualquier otra ropa y colócalas una encima de otra.
Temporada. Esto te ayudará a encontrar y desempacar toda la ropa que puedas necesitar de inmediato, y te ayudará a ignorar el desempacado de la ropa de verano cuando esté nevando afuera.
Tamaño. Las prendas pequeñas pueden ir en una sola caja y las más largas es mejor empaquetarlas juntas. Asegúrate de etiquetar cuidadosamente los artículos si los mezclas y los combinas en una caja.
Necesidad. Si quieres encontrar ropa cómoda de inmediato, tenerla empaquetada aparte de la ropa más formal que no vas a necesitar de inmediato te ayudará a encontrarla fácilmente. De hecho, puedes empezar a hacer esto mucho antes de la mudanza para ahorrar tiempo y molestias.

C. Empaca tu ropa

Hay algunos trucos que puedes usar para empacar tu ropa sin arrugas y mantenerla organizada cuando te mudes:
1. No vacíes el vestidor – Muévelo como está
ropa en la cómoda

Si tienes prendas más ligeras en tu cómoda, como calcetines y ropa interior, quizá puedas trasladarla sin vaciarla. Consulta primero con nosotros (o con la empresa de mudanzas que utilices) para asegurarte de que puedes trasladar la cómoda con su contenido. Una idea, si puede trasladar la cómoda con objetos dentro, es poner sábanas, toallas y pijamas limpios en cada cajón para saber dónde están cuando llegue a su nuevo hogar.

Trasladar la cómoda tal como está suele ser una buena estrategia si sólo te mudas dentro de la misma ciudad. Asegúrate de sujetar la cómoda con un envoltorio elástico.
2. Cuelgue la ropa en cajas armario

Se trata de cajas altas que tienen una rejilla para colgar en la parte superior, y son estupendas para asegurarse de que la ropa no se arruga y está protegida de la suciedad y el polvo. Además, son muy fáciles de usar: sólo tienes que sacar la ropa colgada del armario y colgarla de la barra metálica de la caja armario. Ya está hecho.

Sólo así te aseguras de que la ropa no se arrugue durante el transporte. Cuestan más, pero si no quieres tener que planchar o limpiar en seco todo, esta es la solución que te recomendamos.
3. Utiliza maletas

Si vas a trasladar maletas o bolsas de viaje a tu nueva casa, considera darles un doble uso y empacarlas con ropa. Esto también puede ayudarte a saber fácilmente dónde está tu ropa en el camión de la mudanza. Las maletas también son estupendas para los artículos más caros y delicados.

El mayor inconveniente en este caso es que quizá debas utilizar algunas maletas, como las de ruedas, para trasladar artículos más grandes y pesados, como libros. Así que tendrás que pensar realmente para qué quieres usar tu equipaje.
4. Empaque la ropa en bolsas de basura o de vacío
Ropa en perchas metida en bolsas de basura

Las bolsas de basura pueden servir para cubrir tu ropa y evitar que se ensucie. Sólo tienes que hacer un agujero en el fondo de la bolsa y pasar las perchas con la ropa por el agujero. Haz un nudo en la parte inferior y utiliza un cordel para mantener las perchas unidas en la parte superior y, ¡listo!, ya has terminado.

Las bolsas cerradas al vacío son más eficaces porque pueden contener más ropa. Al quitarles el aire, estas bolsas pueden encogerse y ocupar menos espacio. El sellado al vacío es especialmente útil para la ropa fuera de temporada, porque puedes guardarla directamente en tu nueva casa.

Lo triste de las bolsas de basura y de vacío es que:

Se rompen con facilidad y ofrecen poca protección contra los daños.
Son resbaladizas, lo que significa que es difícil poner una encima de otra y mantenerlas en su sitio.

5. Envuelva la ropa en plástico o en sábanas

Las envolturas de plástico son como las bolsas de basura, pero tienen las siguientes ventajas:

No son resbaladizas.
Se pueden envolver a la medida exacta de su ropa colgada
Pueden utilizarse para asegurar y proteger la ropa en los cajones.
Se pueden utilizar para envolver la cantidad exacta de ropa que quieras en ellas.

Las sábanas pueden utilizarse de la misma manera, pero no ofrecen la mayoría de las mismas ventajas. Aun así, utilizar las sábanas para envolver la ropa es una forma fácil de empacar. Las sábanas también son fáciles de transportar y no son resbaladizas.

Para utilizar este método, extiende una sábana sobre la cama y coloca capas de ropa encima. Empieza por las prendas más grandes y ve pasando a las más pequeñas. Después, envuelve la sábana alrededor de la ropa y átala bien.
6. Envuelva los objetos rompibles en la ropa

Otro truco es que puedes utilizar tu ropa para envolver objetos rompibles como vasos y platos. Esto te ayudará a ahorrar en el coste del plástico de burbujas. Para que queden un poco más ajustados, puede envolver los vasos y la vajilla en calcetines limpios hasta la rodilla.

Hemos dicho que te deshagas de tu ropa vieja, pero puedes envolver tus objetos rotos en ropa que pensabas tirar. Busque ropa que se ajuste al tamaño y la forma de lo que quiere envolver.

Los objetos largos caben bien en las perneras de los pantalones. Para los platos anchos, envuélvelos con una camisa. También puedes añadir capas adicionales de ropa vieja entre los artículos cuando empieces a empaquetarlos, añadiendo una camisa o un par de pantalones extra entre ellos.

7. Utilice cajas normales
Cajas de mudanza

Puedes utilizar cajas de cartón normales si piensas en cómo embalar, pero asegúrate de etiquetar bien el contenido de las cajas. Cada etiqueta debe tener lo siguiente

Temporada.
Talla.
Tipo de ropa (chaquetas, jerséis, calcetines, etc.).
A quién pertenece.
A qué habitación va a ir en la nueva casa.

Cubra sus etiquetas con cinta adhesiva transparente. Esto evitará que las etiquetas se dañen si llueve el día de la mudanza. Escribe las etiquetas con un bolígrafo oscuro o un rotulador mágico para que la tinta de la etiqueta no se borre durante el envío.

El inconveniente de este método es que la ropa puede arrugarse. Puedes ayudar a que la ropa se mantenga limpia envolviendo un pañuelo de papel o papel de embalar.

Asegúrate de utilizar cajas pequeñas, de no más de 30 por 30 centímetros, porque la ropa puede pesar mucho. Si las cajas son demasiado grandes, los fondos pueden colapsar y pueden ser muy difíciles de transportar. Así que levanta la caja de vez en cuando mientras empacas. Esto te indicará cuándo tus cajas se están volviendo pesadas y cuándo es el momento de usar una nueva caja.
8. Empaque los zapatos aparte de la ropa

Puede evitar que su ropa se ensucie empaquetando los zapatos por separado. Utilice cajas de zapatos para la mudanza si todavía las tiene. Puede apilar las cajas de zapatos en una caja más grande.

Si no tienes cajas de zapatos, rellena tus zapatos con calcetines o papel para que no se aplasten y sigan manteniendo su forma durante la mudanza. También evitará las rozaduras. También puedes ahorrar espacio alternando la posición de los zapatos.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button